"Dios envía una lluvia de sonrisas sobre tu vida, un manantial de perdón para vivir en feliz, un mar de bendiciones para compartirlas con otros, un río de paz para saciar tu sed y la nube de gloria para caminar seguro durante toda tu vida"

UNA FLOR EN EL DESIERTO

Una hermosa flor fue plantada en medio del desierto. Pequeña y frágil parecía tener todo en contra suya. El viento del desierto amenazaba con arrancar uno a uno sus delicados pétalos, mientras que el sol de cada mañana arremetía con sus potentes rayos, tratando de secar su frágil raíz. El frío por la noche pretendía también, carcomer la delicadez de sus formas.
Una y otra vez la pequeña flor se aferraba a la tierra que la vio nacer, resistiéndose a dejar de vivir en donde había sido destinada. Sin embargo, habían momentos en que pensaba: ¿Por qué tengo que estar aquí?, ¿por qué no fui plantada en otro sitio más cómodo que este? Miraba a su alrededor, y sólo veía montanas de arena de nunca acabar, arbolillos secos y quebrados por el sol y animales huyendo del hambre y de la sed.
Los días pasaron y también los meses, y el panorama no cambiaba, aún se sentía sola y sedienta, aún se imaginaba junto a otras flores bordeando algún arroyuelo, bajo la sombra de algún frondoso árbol.
Las fuerzas se le iban poco a poco, y su apariencia ya no era la de antes, ahora parecía cansada, algo marchita, y sabía que por dentro se secaban sus raíces y sus sueños.
“¿De qué valió haber sido tan hermosa? ¿De qué sirvió haber llegado a este lugar, dónde mi belleza no sirve de nada, ¿De qué valió haber soportado tanto tiempo?, debí haberme dejado morir sin haber malgastado mis fuerzas en vano”, se repetía una y otra vez.
Pero un día, cuando pensó que era el último de sus días, el día en que su fe moriría irremediablemente, el día en que dejaría ya de luchar para dejarse llevar por la desolación, alcanzó a levantar su mirada al cielo, como despidiéndose de él, y vio cómo una pequeña nubecilla, tan pequeñita como ella, se estampaba en el cielo muy cerca del sol. Al poco tiempo vio que aquella nubecilla tomaba una mayor forma e iba creciendo amenazante contra el ardiente sol, cuyo reinado parecía invulnerable.

Poco a poco aquella nube fue creciendo, mientras que un manto sombrío iba cubriendo la faz del desierto, y se iba acercando hacia ella. El calor sofocante fue cediendo, hasta que en el momento menos pensado, sintió en sus pétalos la humedad de muchas gotas de lluvia que caían caprichosamente sobre ella. Un aire de paz y alegría sacudió su ser, mientras que toda ella se iba nutriendo del líquido elemento. Sus fuerzas regresaron y la tierra que enceguecía sus ojos fue arrastrada por el agua.
Una vez que dejó de llover volvió a mirar el mundo con optimismo; y poco tiempo después vio junto a ella las nacientes florecillas, más pequeñas que ella, que le sonreían a la vida, que jugueteaban despreocupadamente y que llegaron con la lluvia para hacerle compañía. Entonces, supo que no estaba sola, supo que Dios siempre estuvo con ella y que todo lo vivido serviría para ayudar a aquellas florecillas, a atravesar las mismas situaciones por las que ella ya había pasado.
Amigo lector, a veces parece que los problemas nos rebasan, que es mejor dejarse llevar, que estamos solos y solos moriremos, que a nadie le importamos, que nuestras cargas son demasiado difíciles de llevar; sin embargo la Biblia dice que Dios nunca nos enviará una prueba mayor que la que podamos soportar (1ª Corintios 10:13).
Recuerda que todo lo que hayas vivido, tarde o temprano servirá para ayudar a otros, ese debe ser nuestro propósito en la vida. Sé una flor en medio del desierto porque sólo allí la experiencia de ver caer la lluvia cobrará un mayor sentido en tu vida.

6 comentarios:

  1. Mi abuelo me contaba la historia de una flor que nacio por entre el cuenco del ojo del craneo de algun animal muerto...
    "bella flor en qué naciste
    que desgraciada fue tu suerte
    si te cojo te marchitas...
    si te dejo con la vida...
    te dejoc on la muerte"...



    mi nombre real es Flor...¿lo sabias?...
    muchas veces me he sentido como esa flor...
    como la de tu desierto..plantada en un lugar equivocado....

    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola Flor, déjame decirte que la flor de la que habló se pasó buena parte de su vida creyendo estar plantada en un lugar equivocado. Sin embargo era allí donde debia de estar. Lo que sucede es que la óptica desde donde miraba no era la correcta, estaba mirando de espaldas al sol...
    Un abrazo para ti también.

    ResponderEliminar
  3. Quando enfrentamos lutas difíceis e quando as
    nossas forças parecem insuficientes para vencê-las,
    a melhor direção a tomar é buscar a direção de Deus.
    O SENHOR jamais perdeu uma luta e
    seguros estamos em Suas mãos.
    Todas as coisas cooperam para o
    nosso bem e edificação espiritual.
    A nossa vida é muito mais tranqüila e vitoriosa
    quando entregamos nas mãos do Senhor Jesus,
    todas as nossas principais decisões.
    Quando oramos por aqueles que nos perseguem e
    quando amamos os que sem causa se levantam
    contra nossas vidas, amontoamos
    brasas vivas sobre as nossas cabeças.
    Põe a tua confiança em DEUS e
    não tenha medo das adversidades.
    Deus Te Abençõe!!

    ResponderEliminar
  4. Gracias por sus lindos y alentadores comentarios.
    Dios los bendiga.

    ResponderEliminar
  5. hoy al despertar en la mañana pense que mi vida es como la vida de una flor en medio del desierto y ahora en horas de la noche me encuentro con tu historia.....ya no se que pensar,me siento cansada.....

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentarios, me alienta a seguir adelante. Dios te bendiga.

NATALICIO DE ESTE BLOG

Daisypath Anniversary tickers
Este blog ha sido creado para compartir experiencias de vida que puedan mostrarnos, de manera más clara, las cosas buenas que llevamos dentro y que algunos hasta hoy desconocen.
Te invito a conocer juntos todo el potencial que Dios ha puesto en tus manos, te sorprenderá llegar a saber que eres una persona con propósito, que no naciste por casualidad, sino que Dios diseñó para ti una vida abundante, para que la disfrutes tomado(a) de su mano.